Ozonoterapia


Técnica que usa una combinación de ozono médico y oxígeno para tratar algunas enfermedades. Es una terapia alternativa al uso de medicamentos con la ventaja de no presentar efectos secundarios cuando se aplica correctamente


Historia

El primero en usarlo fue el Doctor Richard Wolff, quien durante la Primera Guerra Mundial lo empleó para la limpieza y desinfección de heridas de guerra, observando un efecto bactericida y rápida cicatrización de las mismas. Desde entonces hasta la actualidad se ha investigado mucho sobre cómo actúa y sus aplicaciones en Medicina.

Cómo actúa

El ozono es considerado como un pro-fármaco, ya que como tal, no tiene efecto beneficioso en el individuo. Sin embargo, cuando contacta con las membranas de las células y el plasma desencadena una serie de reacciones químicas que dan lugar a la formación de compuestos y señales que son los que tienen efecto terapéutico.


Dónde se aplica

En enfermedades debilitantes como cáncer o leishmaniosis; en enfermedades metabólicas como diabetes, insuficiencia renal y hepatitis; hipertensión arterial; demencia senil; en enfermedades autoin-munes como el asma o atópia, en afeccio-nes neuromusculares como hernias disca-les, osteoartrosis y tendinitis; en dermato-logía, en heridas infectadas y quemaduras. También se aplica en animales de deporte, ya que mejora su rendimiento.

El Ozono y el Estrés oxidativo

Tanto en las personas como en los animales se producen cada día una cantidad de sustancias químicas dañinas llamadas radicales libres. Se forman como consecuencia de la actividad metabólica de las células y de factores externos como la contaminación ambiental o pesticidas. La forma de combatir estos radicales libres es a través de antioxidantes.

El organismo cuenta con su propio sistema antioxidante como son la albumina, superoxido dismutasa, glutation peroxidasa, catalasa, vitaminas C y E, selenio o betacarotenos entre otros.

Sin embargo, cuando la capacidad del organismo de neutralizar los radicales libres es menor que su producción de antioxidantes se produce el estrés oxidativo, que favorece un estado de enfermedad. El estrés oxidativo es un proceso de tal relevancia que no se sabe si forma parte de cualquier proceso patológico o si es una enfermedad en sí misma.

El Ozono induce la estimulación de las defensas antioxidantes endógenas y modula el estrés oxidativo generado en cualquier patología. De esta actividad se derivan otros efectos biológicos beneficiosos como el germinicida, el antinflamatorio/analgésico, cicatrizante, inmunomodulador y el detoxicante, entre otros.

 
 

El Ozono es el medicamento más completo